¡Dios te ama y te necesita para amar!

 
La publicidad de esta página es ajena a mi, proviene del servidor. Disculpe los inconvenientes.
25 regalos del Niño Jesús
Adviento y Navidad para niños
Octubre Los niños también rezan el Rosario
=> El Santo Rosario en familia
=> Los niños saludan a Maria Santísima
=> Historia del Sto. Rosario para niños
=> ¿Para qué rezamos el rosario los niños?
=> San Juan Pablo II y su carta del Rosario adaptada para niños
=> Cómo rezar el rosario con niños
=> Letanías explicadas para niños
=> Rosario, niños hojas para imprimir y colorear
=> Sta. María en Pascua
=> Santa María en cuaresma
=> La Visita de la Virgen a su prima Isabel
=> La Visitación Catequesis de Juan Pablo II
María, Madre de Dios
Pascua de Resurreccion
El Papa y los niños
Dile que si
Sagrada familia para niños
Origen y significado del año litúrgico
Cuaresma para niños
Semana Santa para niños
Película La Pasión
Don Bosco
Santisima Trinidad para niños
Rosario al Espíritu Santo
Celebración del Corpus Christi
Día de la Madre
Para la familia
La caridad y el amor
Recursos para catequistas
Videos de Jesús para niños
La Sagrada Biblia
Gente extraordinaria
Sagrado Corazón
Cancionero católico
Benedicto XVI
Juegos católicos
Año sacerdotal
Deja tu mensaje
Conocenos
Páginas amigas
Radiodiccionario online
Oraciones
Vacaciones para niños
Año nuevo distinto
Fiesta de todos los santos
Viva Cristo Rey
 

"Cierra las manos para orar, recuerda abrirlas para dar".

La Visita de la Virgen a su prima Isabel

La Visita de la Virgen a su prima Isabel
Lucas 1, 39-45. Adviento. Estas dos mujeres viven y comparten el mayor secreto que pueda Dios comunicar a los hombres.
 
La Visita de la Virgen a su prima Isabel
La Visita de la Virgen a su prima Isabel
Lucas 1, 39-45



En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!»


Reflexión


El evangelio de San Lucas nos narra el Anuncio del ángel a María como “de puntillas”, con gran respeto, venerando a los protagonistas de este diálogo único. Hoy, sin embargo, asistimos a aquella “segunda anunciación”. La que el Espíritu Santo revela a santa Isabel en el momento de reconocer en María a la Madre de su Señor. Estas dos mujeres viven y comparten el mayor secreto que pueda Dios comunicar a los hombres, y lo hacen con una naturalidad sorprendente. Por su parte, María, la llena de gracia, no sólo no se queda ociosa en su casa. Ser Madre de Dios no desdice un ápice de su condición de mujer humilde, de modo que va en ayuda de su prima. Isabel, por su parte, anuncia, inspirada por el Espíritu, una gran verdad: la felicidad está en el creer al Señor.

Cuando alguien se profesa cristiano, su fe y su vida; lo que cree y cómo lo vive, son dos esferas que están íntimamente unidas. Quien piense que “creer” es sólo profesar un credo religioso, adherir a una religión o a unos dogmas, quizás tiene una pobre visión del término. Porque cuando se cree de verdad se empieza a gustar las delicias con que Dios regala a las almas que le buscan con sinceridad. La pedagogía de Dios es tan sabia que sabe impulsarnos, dándonos a saborear su felicidad, -que es inmensa e incomparable-, cuando somos fieles. Es un gozo que, sin casi quererlo, nos lleva a más, nos invita a entregarnos con más generosidad a la realización de un plan que va más allá de nuestra visión humana. Isabel reconoce en su prima esa felicidad porque ha creído, pero además porque en consecuencia, su vida ya no respondía a un plan trazado por ella, sino por su Señor. Ella estaba también encinta ¿por qué era necesario un viaje en las condiciones de aquel tiempo...?

Preguntémonos, si hoy queremos ser felices, ¿cómo va mi fe en la presencia de Dios en mi vida? Si lucho por aceptarla y vivirla ya tengo el primer requisito para mi felicidad. Aunque tenga que trabajar y sufrir, sabré en todo momento que Dios está a mi lado, como lo estuvo de María y de Isabel.


1514132 visitantes ¡Dios te bendiga!
 
Jesús Vive
Estén siempre alegres y compartan su alegría con los demás.
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
La mayoría de imágenes han sido bajadas del internet, si hay algún problema con su publicación, favor avisarme para retirarla del sitio. En algunas puedes hacer click derecho y desde allí ver el lugar de origen. Gracias y disculpe los inconvenientes. cindyramirezmurga@hotmail.com